wellness

Como hacer kéfir de agua (Receta)

Llevo ya algunos meses consumiendo Kéfir de agua que he empezado ha fermentar y preparar yo misma , y la verdad es que estoy encantada con la energia que me aporta esta bebida, también he sentido un cambio en mi humor, no sé si será algo psicologico, o es en realidad el kéfir de agua, pero cualquiera que sea el motivo, mi experiencia personal es demasiado enriquecedora desde que la tomo.
Si estás apuntado a mi boletín mensual, este mes, te he enviado una guía completa sobre probioticos y todos los beneficios que estos aportan a nuestro organismo, si no estas apuntado hazlo ya!, la información que envío vale mucho la pena! y te prometo que no te lleno el buzón de tu correo de información que no necesitas, solamente cosas importantes y relevantes para mejorar nuestra salud. 🙂

Las bebidas fermentadas son maravillosas, rebozantes de bacterias saludables, vitaminas y enzimas, hay pocas cosas que son tan tonificantes y curativas para el intestino como una buena taza de kombucha o kvass. Cuando se trata de estos elixires con un sabor tan peculiar, muchas personas encuentran gran satisfacción y frescor en esa sensación de efervescencia que deja está bebida en la lengua. Sin embargo, hay quienes encuentran el sabor de las bebidas fermentadas demasiado exótico y hasta desagradable, para estas personas, un kéfir de agua casero más ligero, más suave puede ofrecer el equilibrio perfecto entre sabor y todos los beneficios que aportan para nuestra salud.

¿Qué es el agua Kefir?

El kéfir de agua es una bebida fermentada, tradicionalmente elaborada cultivando agua endulzada con cepas de bacterias y levaduras. De forma similar al proceso que se produce en el yogur o kombucha, las colonias específicas de bacterias introducidas en el agua azucarada metabolizan el azúcar disuelto, dejando atrás microorganismos beneficiosos, vitaminas B y enzimas. El resultado es una bebida agradablemente burbujeante y siempre ligeramente agria llena de bacterias beneficiosas. Se podría llamar un probiótico sabroso, barato y casero.

Los cultivos de microorganismos utilizados para producir kéfir de agua se denominan granos de kefir. A lo mejor habrás escuchado hablar de estas pequeñas pepitas de bacterias como SCOBYs, que es simplemente un acrónimo de colonia simbiótica de bacterias y levaduras.

Cuando se obtienen adecuadamente, los granos de kéfir contienen aproximadamente 57 cepas de probióticos y levaduras saludables. Es importante señalar que las levaduras en los granos de kéfir no contribuyen a la cándida y otras infecciones de levadura en el cuerpo, mas bien, son una variedad benéfica, desintoxicante que complementa la acción de las bacterias probióticas.

Para obtener los granos de kéfir para empezar tu propio cultivo, y si no tienes a un amigo que te pueda dar, los puedes comprar en Ebay, pero también en herbolisterias o tiendas donde vendan productos naturales te los pueden regalar, porque se reproducen muy rápido y lo ideal es que te los regalen para que los puedas seguir pasando tu también y se cree una cadena, así muchas personas se benefician de esta maravilla.

El kéfir de leche, es mucho más popular, un producto lácteo fermentado fácil de tolerar que es similar al yogur en consistencia. Aunque también es delicioso, es importante no mezclar los dos tipos de granos de kéfir, ya que son ligeramente diferentes según los tipos de cultivos incorporados y cómo se adaptan para fermentar la lactosa (azúcar de leche) frente a la sacarosa.

Entonces para hacer kéfir de agua en casa necesitarás:

  • Un envase de cristal
  • Granos de kefir de agua
  • Azúcar de caña orgánico
  • Agua filtrada
  • Limón, dátiles o pasas de uva

Nota sobre el agua: La base de tu bebida, la calidad de tu agua es la clave para crear los mejores y mas saludables resultados. El agua purificada es ideal, para evitar que los granos de kéfir se expongan a toxinas e impurezas en con el agua del grifo. Muchos de los productos químicos en esta agua, especialmente el cloro, intervienen con el proceso de fermentación, por lo que es mejor utilizar agua filtrada. Sin embargo, también sucede que los granos del kéfir se alimentan de los minerales que se encuentran en el agua, por lo tanto, es importante que el agua sea de calidad.

Preparación
Esta es la forma en la que yo lo preparo, en internet puedes encontrar muchas maneras de hacerlo, la mia me funciona porque veo que mis granos de kéfir se están reproduciendo.

  1. En el frasco de cristal, pones 3 cucharadas de azúcar, un limón partido a la mitad, (si es orgánico lo puedes poner con la cáscara, si no, mejor que le quites la piel para que no contamine los granos de kéfir con toxinas), los dátiles o pasas, y el agua (siempre dejando espacio (un dedo) para que los granos tengan espacio, aparte que se harán burbujas por la efervescencia de la fermentación), los mezclas todo y después,

  2. Pones una cucharada de granos de kéfir, (es importante anotar que a los granos de kéfir no les gusta el metal, así que es mejor que manipules los granos con una cuchara de plástico o de madera, y que la tapa del envase sea de plástico no de metal, también envez de tapar el envase con tapa de metal le puedes poner una toalla o trapo de algodón con una liga para atarla.)

  3. Lo dejas entre 24-48 horas en un lugar a temperatura ambiente, si no le da mucha luz mejor, después de 24 horas 20% del azúcar se quedara, asi que la bebida seguira siendo algo dulce, pero si quieres una versión mas amarga la puedes dejar un poco mas de tiempo, pero nunca lo dejes mas de 72 horas.

  4. Una vez que el kéfir se ha cultivado durante la cantidad de tiempo deseada, cuela el líquido y pasalo a un recipiente separado y ponlo en la nevera.

  • Nota: Un colador de plástico es mejor que uno de metal, pero si en cualquier caso no tienes uno, y no has podido compralo, puedes hacerlo con uno de acero inoxidable, trata de evitar otros metales.

Puedes tomarlo tal cual, o hacer deliciosas combinaciones de diferentes sabores. POr ejemplo, Agrega 1/4 taza de jugo de limón recién exprimido al agua para una “limonada” efervescente o frutos secos como bayas de goji o higos para dar un toque más dulce. Coloca los granos inmediatamente de nuevo en otra jarra de agua de azúcar y repite el proceso de nuevo para hacer una nueva fermentación.

Si tienes que irte de vacaciones o tomar un descanso por un período de tiempo especifico, simplemente coloca los granos en agua con azúcar y los pones en la nevera. Las temperaturas frías ralentizarán el proceso de fermentación y permitirán que permanezcan inactivas durante varias semanas sin que les pase nada. Si quieres parar por mas de 4 meses, los puedes congelar también.

Y bueno espero que esta información te sirva para que empieces tu porpio cultivo de granos de kéfir, preguntame si te queda alguna duda, aqui abajo en los comentarios.

Recuerda que cada día es un buen día para empezar a cuidar nuestra salud.

Salud y bienestar

Tania

It’s been too long

It has been too long since the last time I posted something on my blog, so many things had happened, and so much inside me had changed, that I feel like a completely different person now, (more…)

5 things that happen when you embrace gratitude

IMG_6105
(more…)

Ginger goodness

ginger goodness (1)
(more…)

Inspo

Inspo (2)
(more…)

Synchronicity

DSC_0048 (2)
(more…)

A new beginning

new beginning (14)
(more…)

Almonds almonds

Almonds and milk (6)
(more…)

Follow

Get every new post on this blog delivered to your Inbox.

Join other followers:

%d bloggers like this: